Memorias de un exiliado político cubano en España
  • Código de producto: ISBN: 978-84-96045-93-4
  • Disponibilidad: En Stock
  • Etiquetas: ,
12.00€
Sin impuestos: 12.00€
  • Año de Edición: 2015
  • Páginas: 72
  • Encuadernación: Rústica
  • Ancho: 13,5 cm
  • Alto: 20 cm
0 opiniones
0 opiniones

Memorias de un exiliado político cubano en España

César Leante González

Este libro se divide en dos capítulos, "La juventud cubana 1981-1988" y "Madrid y el resto de España". Comienza cuando mi padre, el escritor cubano César Leante, sale de Cuba el 11 de septiembre de 1981, en una delegación oficial del Ministerio de Cultura invitado a un Congreso de Escritores que se iba a celebrar en la antigua Alemania del Este. Cuando el avión hace escala en el aeropuerto de Barajas, en Madrid, solicita asilo político en España. En ese momento se inicia nuestra lucha por la libertad. En el primero, escribo lo que nos ocurre durante los 7 años de cautiverio. Logramos la libertad gracias a una Comisión de Derechos Humanos que llega a La Habana, en septiembre de 1988, en una misión de observación acerca de la violación de los derechos humanos al pueblo de Cuba, y le presenta a Fidel Castro Ruz, el dossier que mi padre les había entregado a ellos, en agosto de 1988, en la sede de Naciones Unidas en Ginebra. No tuvieron más remedio que autorizarnos a salir del país. En el segundo, redacto mi satisfacción al llegar a Madrid, junto con mi madre, mi hermana, el esposo de mi hermana y el hijo de ambos que tenía 8 años. También describo mi recorrido por la libertad que se respira en España, donde encuentro las oportunidades de progresar que jamás hubiese tenido en el infierno en que Castro ha convertido a la Isla de Cuba. Les invito a que lean mis memorias que les será útil e interesante.

He elegido un pensamiento de José Martí -el más grande de todos los cubanos-, que le viene como anillo al dedo a Fidel Castro Ruz. Dice así:

Tal como es admirable el que da su vida por servir a una gran idea, es abominable el que se vale de una gran idea para servir sus esperanzas personales de gloria o de poder, aunque por ellas exponga la vida. El dar la vida sólo constituye un derecho cuando se la da desinteresadamente.

Opinar
Su nombre:


Su opinión:

Nota: No se traduce HTML!

Puntuación: Malo            Bueno

Introduzca el código a continuación: